martes, 8 de diciembre de 2009

Charlando con el MI Oscar Quiñones

Hoy en día, viendo los éxitos de la nueva generación de ajedrecistas peruanos, cosa que como aficionados nos hace felices a todos, es importante mirar hacia atrás y preguntarse: ¿De dónde venimos? ¿Quiénes escribieron la historia del ajedrez peruano? Canal (1896-1981) es un punto de partida obligado, pero entre él, Granda (1967) y Jorge y Deysi Cori (1995 y 1993, respectivamente) el Perú tiene muchos personajes a los cuales agradecer. Jugadores como Felipe Pinzón (1917), Julio Sumar (1933-2007), Orestes Rodríguez (1943) y Oscar Quiñones (1941), por mencionar sólo a algunos jugadores de épocas que ahora resultan lejanas, inscribieron su nombre en los escaques de la historia del ajedrez peruano.

Pensando en eso, hace tiempo que quería hacer una nota sobre el Maestro Internacional (MI) Oscar Quiñones, quien fuera 5 veces campeón nacional y dominara la escena ajedrecística peruana gran parte de los 60s. Y quien, además, brillara representando al Perú en torneos internacionales por la calidad de su juego. Especialmente recordados son sus empates contra dos de los mejores ajedrecistas de los 60s, Stein y Brostein, este último uno de los campeones sin corona de la historia del ajedrez. Quiñones tiene partidas de gran factura tanto a nivel nacional como internacional. Además de las competencias individuales, ha participado en las Olimpiadas de Tel Aviv (1967), Siegen (1970) y Skopje (1972). Ya alejado de la competición, Quiñones ha sido capitán del equipo que participó en las Olimpiadas en Salónica, Grecia, en 1988. Durante aproximadamente 15 años nos hizo entrega de recordadas columnas semanalas de ajedrez llamadas "Frente al tablero" y "Entre las Torres". Actualmente es entrenador de ajedrez en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP).

Con la idea de hacer una nota, unos meses atrás, en un almuerzo entre amigos y ex jugadores de la PUCP, en el cual nos reunimos con el MI Quiñones, grabé algunos pasajes de nuestra charla, con el fin de registrar información valiosa sobre él. Viendo luego los videos, me pareció más interesante publicar dos videos con pasajes de esa charla, en tanto podemos enterarnos de boca del propio Quiñones una serie de aspectos importantes sobre su vida y carrera deportiva. Además, porque como notarán, Quiñones tiene una gran locuacidad y una viva memoria para narrar pasajes de su vida y experiencia deportiva, que se perderían en una nota torpe que seguro yo haría.

Contando con la venia del MI Quiñones para hacerlos públicos, les presento dos videos que considero documentalmente muy valiosos. En la charla estuvimos ajedrecistas universitarios de distintas generaciones de la PUCP. Partiendo a la derecha del “Maestro”, como le llamamos, estuvimos Jorge Padilla, Renzo Gutiérrez, Hugo Padilla y quien escribe.

El primer video tiene un énfasis más personal. En éste, el “Maestro” nos habla sobre su primer encuentro con el ajedrez, en un viejo club de la Avenida La Colmena, y descubrimos que, asombrosamente, empezó a jugar tardíamente, a los 15 años, lo que resulta sorprendente considerando que a los 18 años era ya uno de los mejores jugadores del país. Nos enteramos, también, que tuvo que empezar a trabajar a los 19 años y se vio obligado a alternar su pasión por el ajedrez con el trabajo en un banco. Nos cuenta, asimismo, sobre sus viajes a los torneos internacionales. En otro pasaje, nos narra algunos detalles de sus enfrentamientos con su gran rival Orestes Rodríguez. Y, como no podía faltar, nos cuenta sobre su decisión de alejarse del tablero, relativamente de forma temprana con respecto a la mayoría de ajedrecistas profesionales.

El segundo video tiene un énfasis más deportivo. El "Maestro" nos cuenta sus impresiones y anécdotas sobre Smyslov (su jugador favorito), Tal, Stein, Brostein, Geller, Konstantinopolsky, Bondarevsky, que seguro serán de mucho interés para los aficionados.



9 comentarios:

Vitinho dijo...

El maestro siempre cuenta anécdotas e historias interesantes. Salúdalo de mi parte si lo vuelves a ver.

Cristina Quiñones D. - Consumer Insights Desnudando la mente del consumidor dijo...

Mi papa es siempre una inspiración! Su historia es fascinante e inspiradora para muchos de los que - sin saber ajedrez- admiramos su esfuerzo, teson y perseverancia.

Es admirable que jóvenes valores del ajedrez lo sigan. Una felicitación especial a Carlos Tovar por su interés en rescatar valores como él.

Exitos!

Anónimo dijo...

Muy gratificantes e ilustrativos los comentarios, anécdotas y vivencias del Maestro Quiñones. Verdaderamente es un gusto charlar con él y conocer el desarrollo del ajedrez peruano a lo largo de los años en los cuales mostró su ajedrez y que hoy las nuevas generaciones pueden admirar.

Un ejemplo a seguir

Saludos!

César Henostroza

urisesu dijo...

Tiempo que no lo veo al maestro, ojala nos acompañara siempre con esas anecdotas y pasión que transmite y en mi caso ya quisiera para mis hijos y nietos ...

Y aunque quizas no se percate el es también una leyenda para nosotros .....

Con gran afecto
Ulises Cuellar

Anónimo dijo...

Genial , es un maestro muy experimentado y estudioso de ajedrez.Espero que siga promoviendo el chess en la cato .
Saludos .

Anónimo dijo...

Excelente maestro de ajedrez pero tiende a ser un poco vanidoso. Una vez comento: "El ajedrez peruano es mediocre".
Lo dejo a su imaginacion

Anónimo dijo...

Mediocre es el patita que pone un comentario contra el Maestro Quiñones y lo pone como anónimo ... mediocre y cobarde

Carlos Tovar dijo...

Tengo el gusto de conocer al maestro Quiñones y siempre he admirado, además de su enorme talento para el ajedrez, su sinceridad y trato directo.

A mí el Maestro Quiñones me parece bastante modesto, más bien. Es uno de los mejores jugadores de la historia del ajedrez peruano y siempre, sin embargo, habla con mucha admiración de ajedrecistas peruanos destacados, cuando, en mi opinión, él fue una figura tanto o más destacada que varios de ellos. Hay que ver sus partidas y su época.

Seguro que en algún momento el ajedrez peruano fue mediocre, aunque ahora ya no lo sea porque tenemos un Granda, un Emilio, un Cori, una Cori, etc, etc, etc. Hace cuatro décadas habían pocas personas que se dedicaban al ajedrez con el profesionalismo necesario (porque no habían recursos, porque no había la suficiente información, etc; por lo que sea, la razón no importa) y el ajedrez peruano no había desarrollado su mayor potencial, sino sólo a medias y había nada de malo en decirlo.

Saludos cordiales,

Carlos

MundoAjedrez dijo...

Me encontré con este magnífico artículo y con estos muy interesantes videos del MI Oscar Quiñones a quien admiro desde mi niñez cuando coleccionaba su página de ajedrez del diario Expreso. Gracias, Carlos Tovar, por esta publicación.
Robert Cuadros