jueves, 31 de diciembre de 2015

Cuán grande es Él


Cierro este año 2015 agradecido a Dios por este año de mi vida, por todas sus bendiciones. Su bendición supera todo lo que uno puede esperar. Él es más grande de lo que uno puede imaginar. Justamente, les dejo con “Cuán grande es Él”, un clásico de la música cristiana, interpretado ahora por Rojo.

Les dejo también con las siguientes palabras de Pablo a la iglesia en Éfeso, en las que, justamente, habla de la inmensidad del amor de Dios:

Efesios 3:18-19

"Espero que puedan comprender, como corresponde a todo el pueblo de Dios, cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor. Es mi deseo que experimenten el amor de Cristo, aun cuando es demasiado grande para comprenderlo todo. Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios”.

Un año con films muy diversos



Para cerrar el año, hago un recuento de las películas que vi este 2015, con la impresión que tuve al verlas. Dos terceras parte de ellas estrenadas en el cine este año; otras tantas en años (muy) pasados, pero que en su momento me las perdí; y algunas pocas, películas que quise volver a ver.

No están en orden de las que más me gustaron, sino, simplemente, de cómo recuerdo haberlas visto.

1. "La Isla Mínima" (2014), buen trama y ritmo.
2. "Nebraska" (2014), excelente film. Uno de los mejores del año. Qué más decir.
3. "Birdman: the unexpected virtue of the ignorance" (2014), muy original e impresionante en todo sentido. Keaton en la actuación de su vida. Ed Norton, como siempre, demostrando por qué se le admira.
4. "The Imitation Game" (Código Enigma, 2015), justamente seleccionada entre los mejores film del año.
5. "Boyhood" (2014), una joyita de Linaker. Una más.
6. "Whiplash" (2015), intensa película con una actuación remarcable que merecidamente recibió todos los elogios.
7. "The Theory of Everything" (2014), la verdad, teniendo un excelente material para hacer una gran película, me decepcionó. Totalmente sobrevalorada. Se necesita más que una buena actuación para salvar una película.
8. "American Sniper" (Francotirador, 2015), Eastwood siempre es un capo. Una de las mejores películas del 2015.
9. "The Grand Budapest hotel" (2014), me gustó, pero al final me di cuenta que la vi con demasiadas expectativas.
10. "Selma" (2015), buenísima película sobre Martin Luther King, pastor cristiano y luchador social.
11. "Ida" (2014), una buena película, que este año ganó el Óscar a mejor película extranjera.
12. "Relatos Salvajes" (2014), soberbia película argentina, -con 6 historias, dos de ellas especialmente notables-, cuyo tema central es la venganza.
13. "Thirteen days" (2000), regular película que narra los hechos acaecidos durante la crisis de los misiles.
14. "Monsier Lazhar" (2011), no terminó de cuajar.
15. "Jagten" (La Caza, 2012), genial. Una de las mejores películas que he visto en los últimos años.
16. "Like father, like son" (2013), imperdible. De las mejores películas de los últimos tiempos.
17. "The fighter" (2010), excelente biopic. Un capo Bale.
18. "Una Pistola en cada mano" (2012), película española de varias historias, con una temática común, las cuales al final se entrelazan. Vale la pena verla. Tiene muy buenos actores.
19. "Séptimo" (2013), un comienzo que envuelve, pero un desenlace previsible demasiado calcado de "Nueve Reinas" (2000). Encima, Darín es el protagonista.
20. "The Prestige" (El Gran Truco, 2006), excelente película, muy al estilo de Nolan. No sé cómo explicarlo, pero el personaje de Jackman me produce cierta nostalgia.
21. "El Aura" (2005), muy buena por momentos, pero con escenas regulares o poco consistentes.
22. "Con ánimo de amar" (2000), excelente película contada con gran sensibilidad y sencillez.
23. "Nightcrawler" (2014), excelente retrato de la prensa amarilla americana.
24. "Avengers, Age of Ultron" (2014), entretenida, solo para seguidores de la Marvel.
25. "Woman in Gold" (2015), gran historia. Me fascina pensar en que historias así hayan ocurrido.
26. "The Machinist" (2004), excelente film del que siempre había escuchado, pero jamás visto. Inolvidable actuación de Bale.
27. "El Cuerpo" (2012), buen thriller. Claramente "Gone Girl" (Perdida, 2012) se basó en este film.
28. "Elle s'en va" (Ella se va, 2013), no apta para todos los gustos.
29. "Rush" (2013), excelente película sobre la rivalidad entre Lauda y Hunt, corredores de Fórmula 1 de los 70s.
30. "Love is all you need" (2012), no esperaba mucho y no me decepcionó.
31. "Zero Dark Thirty" (La Noche más oscura, 2012), bien hecha y muy del estilo de su directora.
32. "Perfume: The Story of a Murderer" (El Perfume, 2006), no sé cuán fiel a la novela sea, pero el film te envuelve.
33. "The Judge" (2015), una película correcta y con un excelente Robert Duval.
34. "The age of Adaline" (2015), una interesante historia, pero nada remarcable film.
35. "Everest" (2015), no me gustó. Ni la imágenes del Everest la salvan.
36. "The 33" (2015), buen film, buen ritmo; aunque cuánto habrá de verdad, no lo sé.
37. "Magallanes" (2015), excelente película local. Auspicioso inicio de Salvador Del Solar como cineasta.
38. "Ant-Man" (2015), un simpático film del género de superhéroes.
39. "Inside Out" (Intensamente, 2015), simpática película de animación. Una interesante perspectiva de las emociones.
40. "Sin Hijos" (2015), no la salva ni la simpática niña actriz.
41. "Dragon Ball: la resurrección de Freezer" (2014), nunca me viene mal ver algo de Gokuh.
42. "Dos besos" (2015), regreso de Lombardi, no por lo alto, pero este film resultó interesante.
43. "lo non ho paura" (El secreto, 2003), una extraordinaria película. La belleza de una amistad inesperada en medio del estiércol. Súper recomendable.
44. "The Best Offer" (2013), regular. Buen comienzo, mal final, muy predecible.
45. "La Reina Infiel" (2012), un film muy bien construido sobre la historia de Carolina Matilde, reina de Dinamarca y Noruega.
46. "Fury" (Corazones de acero, 2014), buena película de guerra. Muy intensa por momentos.
47. "Mad Max: Fury Road" (2015), vertiginosa e impresionante de principio a fin. Excelente film.
48. "Jurassic World" (2015), mala, no había qué otra cosa ver.
49. "Tomorrowland", (2015), aburrida casi en su totalidad.
50. "The Martian" (Misión Rescate, 2015), una película más por la que Ridley Scott será recordado.
51. "The Intern" (2015), simpático y entretenido, pero olvidable film.
52. "Sicario" (2015), su nombre lo dice todo. Un buen guión y excelentes actuaciones.
53. "Bridge of Spies" (2015), qué buena historia. Hanks es un maestro.
54. "Now you see me" (Nada es lo que parece, 2013), lo mejor que puedo decir es que es entretenida.
55. "Her" (2013), interesante hipótesis sobre un futuro no muy lejano.
56. "Equilibrium" (2002), excelente película que para mí había pasado totalmente desapercibida. Quizás menospreciada en su época por ser muy influenciada por Matrix, en su estética y argumento. Pero tiene lo suyo. También tiene algo de la novela Fahrenheit 451, del gran Bradbury.
57. "Hard Candy" (Niña Mala, 2006), gran idea argumental, pero no logra hacerse creíble.
58. "Como en el Cine" (2015), muy mala. Ya no tenemos que importar trash movies, ahora las producimos localmente.
59. "Good kill" (Máxima precisión, 2014), film sobre un interesante y controvertido, pero poco conocido, tema de actualidad.
60. "Abzurdah" (2014), buen tema, pero una película mediocre y pretensiosa.
61. "El Clan" (2015), gran película argentina basada en una increíble historia real. Estupenda.
62. "In the Heart of the Sea" (En el corazón del mar, 2015), historia sobre un hecho real que inspiró la novela Moby Dick. Me entretuvo, pero me quedé con la sensación que le faltó algo.
63. "The good dinosaur" (2015), entretenida animación con clásicos elementos de siempre.
64. “No se aceptan devoluciones” (2013), recurre a relamidas fórmulas melodramáticas para conmover al público. La devuelvo.
65. “Star Wars” The Force Awakens” (2015), Abrams ha hecho renacer a esta saga. Con una estética muy similar al de la saga original (lo mejor de ella), pero con una inyección de nueva fuerza. Simple y clásica. El siguiente film promete aún más.
66. “Pawn Sacrifice” (Sacrificio de peón, 2014), película que no le hace del todo justicia a Bobby Fischer. Muchos pasajes ciertos, pero no pocos inexistentes o exagerados. Fischer es presentado, invariablemente, como un intratable. Omite importantes matices de su personalidad. En cualquier caso, siempre será complejo escribir o hacer una película sobre Bobby.  
67. “Star Trek: into the Darknes” (2014), muy buena película de la serie. Creo que un fan de la serie no podría estar más satisfecho. Gracias Abrams.
68. "Dancer in the dark" (2000), conmovedora película. Tenía pendiente, durante 15 años, ver esta película danesa. Una obra de arte en todo sentido.
69. "The pursuit of happyness" (2006), inspirada en una historia real, esta película, más allá de la buena actuación de Will Smith, es una película aleccionadora.
70. "Song of the sea" (2014), una bella historia basada en folcrore irlandés, islandés, escocés y feroés.
71. "Suffragatte" (Las Sufragistas, 2015), una buena película sobre la lucha por el derecho al voto de las mujeres en Gran Bretaña a inicios del siglo XX.
72. "August: Osage County" (2013), una excelente película. Intensa y con inmejorables actuaciones.   

miércoles, 23 de diciembre de 2015

El Batman de Paul Pope




Me gustó mucho "Batman year 100" de Paul Pope. Uno de los mejores cómics del hombre murciélago que jamás haya leído. En 2007, esta obra ganó dos premios Eisner. Uno a la mejor serie limitada y la otra a mejor artista.

Pope es un dibujante extraordinario, pero no menos bueno como guionista. El estilo de Pope es único, pero, al mismo tiempo, amalgama una serie de estilos de los grandes del cómic (Pratt, Miller, Crepax, Windsor-Smith, etc.).

Sobre el cómic en sí, me gustó mucho que ante la pregunta inevitable de si este Batman es o no Bruce Wayne uno se haya quedado con múltiples respuestas. Súper recomendable.

jueves, 17 de diciembre de 2015

El regreso de Star Wars: Abrams awakens


Si alguna expectativa tengo sobre el nuevo episodio de "Star Wars: The Force Awakens" no es tanto porque sea un episodio más de la saga —porque el Episodio I fue, en verdad, algo decepcionante—, sino porque este nuevo episodio lo dirige y escribe un capo como J. J. Abrams. Abrams es un maestro haciendo giros inesperados en las historias. Lo demostró con la serie "Lost".

Abrams es capaz de hacer verosímil y coherente cosas como que, según especulan por ahí, Kylo Ren, el villano de este nuevo episodio, sea el mismísimo Luke Skywalker. O que sea el hijo de Luke, o el hijo de Solo y Leia. O quien sea. Pero, también es capaz de inducir al público a plantear alguna de estas teorías y al final no ser ninguna de ellas, aunque igual nos tenga preparada una sorprendente.

Ya pronto sabremos si "Star Wars: The Force awakens" no decepciona.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Una road movie en cómic: Come Prima de Alfred.



Acabo de leer “Come prima” y he quedado encantado. Súper recomendable para quien gusta del buen cómic. Más que una road movie del cómic, esta excelente obra ganó el prestigioso premio a Mejor Álbum (Fauve d'Or) en el 41º Festival Internacional de la Bande Dessinée Angoulême 2014. Muy intensa, muy intimista.

martes, 8 de diciembre de 2015

Riad Sattouf, El Árabe del Futuro



Imposible no recordar Persépolis de Marjane Satrapi cuando uno lee El Árabe del Futuro, de Riad Sattouf (un ex Charlie Hebdo), pero este cómic, también autobiográfico como el de Satrapi, tiene lo suyo y, merecidamente, ha recibido todos los elogios. Un simpático niño, hijo de un sirio y una francesa, con toda la inocencia que puede poseer uno de apenas 6 años, muestra una actitud apenas reflexiva respecto a su complejo y cambiante entorno -entre países y culturas tan dispares como la siria, libanesa y bretaña- y, debido precisamente a esa mirada inocente frente a todo, deja al lector para que éste se haga todas las preguntas incómodas que no quisiera hacerse… Súper recomendable.

martes, 1 de diciembre de 2015

¿Todo tiempo pasado fue mejor?

Hace unas semanas, publicaron en El País una traducción de un interesante artículo publicado días antes en inglés en The Guardian, y cuyo título traducido al español fue “¿Por qué la gente no sonríe en las fotos antiguas?”. 

Me llamó mucho la atención el final que cierra diciendo: “Qué hermosas y cautivadoras son las fotografías antiguas en comparación con nuestros ridículos selfis. Probablemente aquella gente seria se divertía tanto como nosotros, si no más. Pero no tenían la necesidad histérica de demostrarlo con fotos. Al contrario, cuando posaban para una fotografía pensaban en el tiempo, la muerte y la memoria. La presencia de esas realidades solemnes en las fotografías del pasado las hace mucho más valiosas que las instantáneas con una felicidad tonta colgadas en Instagram. A lo mejor, nosotros también deberíamos dejar de sonreír a veces”. 

Este cierre no hace más que afirmar esa vieja frase de Todo tiempo pasado fue mejor (que en realidad, creo, fue dicha con cierta ironía). Me parece sumamente romántica esa tendencia a idealizar el pasado y trivializar el presente, cuando el autor de la nota afirma, refiriéndose a las personas del pasado: “Al contrario, cuando posaban para una fotografía pensaban en el tiempo, la muerte y la memoria”. ¿Cómo lo sabe? ¿Realmente cree que las personas de ahora tienen más necesidad de demostrar su felicidad con fotos que las de antes? ¿No será simplemente que tienen más medios para hacerlo? ¿Y piensa seriamente que las miradas solemnes del pasado son más reales que las instantáneas de felicidad del presente? ¿Por qué está bien que, por ser una costumbre de la época, una persona del pasado, aun siendo una persona alegre, muestre una actitud seria y está mal que una persona de la actualidad, que probablemente no sea tan feliz como parece, muestre una actitud de alegría, si ambas, la persona del pasado y la de ahora, no muestran su verdadero estado de ánimo? Y, además, ¿está seguro el autor que en el pasado las personas pensaban en el tiempo, la muerte y la memoria? ¿Así tan más profundas que nosotros eran?

Lo que tenemos ahora con el uso de la tecnología y las redes sociales es gente que sin ser lo suficientemente adinerada como para sacarse unas fotos (porque hace cerca de dos siglos había que tener dinero para sacarse una foto o pedir que le pinten un retrato a uno), ni lo suficientemente conocida en la sociedad pueda tener, aunque sea en su mundo internauta, el derecho de tomarse una foto y compartirla con quienes quiere, sin que ello signifique que su vida es menos real que la de los antepasados. 

No soy de las personas que les gusta estar mostrándose en fotos en las redes sociales, pero respeto, absolutamente, a quienes sí les gusta hacerlo y no por ello debo considerar su actitud ridícula o menos valedera que mi discreto silencio.

sábado, 31 de octubre de 2015

Rescantando a The Martian



Me gustó The Martian. Ahora sí podemos decir que existe una 'nueva ola' de películas sobre el espacio exterior. Cada año hemos tenido una buena película de éstas. En el 2013, Gravity (de Alonso Cuarón); excelente, sin fisuras, que se llevó merecidamente varios elogios. En el 2014, Interstellar (de Christopher Nolan); sorprendente y para mi gusto la mejor de todas de esta 'nueva ola', casi una obra de arte, a no ser por su epílogo, increíblemente absurdo, que le resta puntos. ¡El final debió ser el final! Ahora, en el 2015, The Martian (de Ridley Scoot), conocida en el mundo hispano como Misión Rescate, aunque por debajo de las anteriores, mantiene un buen nivel del género de películas sobre el espacio exterior. Me sorprende que sea una película de Scott, más parece una de Ron Howard, de sus primeros años. (Curiosamente hay unas pequeñas referencias a la serie Happy Days). El soundtrack, lleno de música disco, no es casual: ese género musical fue el rey durante la década de los 70s, década en la cual, también, el tema sobre viajes al espacio exterior estaba muy presente no sólo en el día a día sino también en las películas.

La Caza


La Caza (Jagten, título original en danés). Una de las mejores películas de los últimos años. 

Súper recomendable película de Thomas Vinterberg, co-fundador del Dogma 95, y muy conocido por La Celebración (Festen, en danés), película de 1998. Excelente la actuación de Mads Mikkelsen, quien ganó el premio a mejor actor en el Festival de Cannes. En esta película, Lucas (Mikkelsen) es acusado de violar a una niña, tras una inocente e inducida declaración de ésta. El afiche de la película, con Lucas mirando hacia atrás, recoge uno de los momentos más intensos de la película. El final es sorprendente y confuso y puede tener más de una interpretación valedera. En cualquier caso nos dejará con la sensación que se ha cometido una injusticia. No cuento más.

PD: No la vean doblada, sino subtitulada.

lunes, 12 de octubre de 2015

Jaque a Tobey Maguire por Pawn Sacrifice

El trailer de "Pawn Sacrifice", película sobre Bobby Fischer, interpretado por Tobey Maguire, me dejó serias dudas sobre su fidelidad respecto a los hechos en torno a la carrera y vida de Fischer. Tiene escenas que no se ajustan en lo absoluto a la realidad y, lo que es peor, dan una mala idea de la controvertida personalidad de Bobby Fischer. Por ejemplo: 

1. La escena de un Fischer fuera de control gritando en la playa a su rival. Es un exceso de libertad creativa del guionista, que resulta inapropiada considerando que se trata de un biopic. Se aleja de la personalidad de Bobby.

2. La escena en la que, en pleno juego, Fischer golpea contra el tablero una pieza e inmediatamente se para, con una actitud totalmente despectiva hacia su rival. Se sabe que Fischer era un verdadero dolor de cabeza para los organizadores de torneo, pero, como una más de sus paradojas, sumamente respetuoso con sus rivales.

3. Fischer de niño jugando en terno. Es bien conocido y característico que no fue sino después de los 15 años que Fischer empezó a usar terno. Antes solía ir a jugar en jeans y con su "famoso" jersey multicolor, lo que no pasaba desapercibido porque contrastaba con la formalidad de sus rivales al vestir.

Si veo todas estas imprecisiones en un trailer, ¿qué puedo esperar de toda la película? Tobey Maguire no contento con casi destruirme a Peter Parker, el alter ego de Spider-Man, ahora, por esas ironías de la vida, parece que quiere destruir a mi héroe ajedrecístico de toda la vida.

¿Dónde me puedo quejar?

Rush de Howard


Me sorprendió gratamente esta película de Howard. 

Debo confesar que dudé mucho en verla por cierto prejuicio que tenía sobre Chris Hemsworth, el Thor de los Avengers. Claro, yo engancho muy bien con esta saga de superhéroes, pero de ahí a pensar que Hemsworth, quien en esta película interpreta a James Hunt, seria un buen actor para una película dramática hay cierta distancia. Hemsworth no es Downey Jr, pensé. Finalmente la vi, animado en parte porque la película contaba una historia real sobre Niki Lauda, el mítico corredor de fórmula 1, interpretado por Daniel Brühl. El resultado: quedé gratamente sorprendido. Vale la pena verla.

La discusión al final entre Lauda y Hunt muestra dos enfoques para encarar no sólo el deporte, sino la vida, que tenían ambos rivales.

Retomando mi nido


Retomo mi blog, después de casi 18 meses. Es increíble cómo pasa el tiempo... y las cosas que pasan en el tiempo. Confirmo que Dios es bueno :) Les dejo con "Mi Dios", una canción de Emmanuel y Linda, ex integrantes de Rojo.

domingo, 4 de mayo de 2014

El disfrute del arte

No creo en marcianos, pero me maravilla el libro de ficción "Crónicas Marcianas" de Ray Bradbury. En "Aunque siga brillando la luna", uno de los cuentos de este gran libro, un terrícola y un marciano tienen dos formas de ver un cuadro: 

“Un hombre de la Tierra piensa: ‘En ese cuadro no hay realmente color. Un físico puede probar que el color es sólo una forma de la materia, un reflejo de la luz, no la realidad misma’. Un marciano, mucho más inteligente, diría: ‘Este cuadro es hermoso. Nació de la mano y la mente de un hombre inspirado. El tema y los colores tienen vida. Es una cosa buena’”. 

Me parece un gran ejemplo de cómo, muchas veces, tratamos de razonar sobre cosas que no están hechas para razonar, sino para percibir, disfrutar, agradecer. El arte, por ejemplo. Si bien hay una teoría del arte, resulta absurdo supeditar nuestro gusto a esa teoría. Más, incluso, porque la teoría cambia. En todo caso, la teoría está, desde mi punto de vista, para "explicar" por qué algo nos gusta o no, cosa distinta a condicionar nuestro gusto. Yo jamás supeditaría mi gusto a una teoría. 

La percepción de belleza, por ejemplo, dicen los teóricos de la estética, tiene mucho que ver con la simetría. Y parece que sí, pero si eso fuera siempre así, ¿dónde quedaría la escuela cubista, que se caracteriza precisamente por su asimetría? Las teorías son reemplazadas por nuevas teorías. Eso siempre ocurre. Nuestros gustos no pueden estar supeditados a esos cambios. 

Muchas veces veo un cuadro y otro casi idéntico, pero el primero me gusta y el segundo no. Luego descubro que la única diferencia entre ambos es un punto. Da lo mismo, a efectos de disfrutar, que no lo hubiera descubierto. Y menos importa aun si alguien teoriza sobre el punto y su efecto estético en el cuadro. 

Uno puede no tener la menor idea de cómo se forma la lluvia, pero, con toda seguridad, contemplar la belleza de una tarde lluviosa... Millones de personas, durante generaciones, han visto las estrellas sin saber ni entender qué son (en el sentido de la Astronomía moderna de lo que son) y ello no ha impedido que encuentren belleza en ellas e, incluso, se hagan poemas.

El firmamento del cielo es, quizás, el mejor lienzo donde podemos ver la belleza, en este caso, de la creación de Dios, aun cuando no podamos entenderla del todo, sólo contemplarla, disfrutarla, admirarla. Para agradecerla.

Cristo de San Juan de la Cruz (Dalí, 1951)

jueves, 1 de mayo de 2014

Multitud


Si hace diez años atrás me hubiesen dicho que en el futuro mi vida sería como ahora es, no daría crédito alguno. Si entonces me hubiesen dicho “vas a pasar tus días buscando más de Dios, asistiendo a una iglesia, leyendo literatura cristiana, compartiendo tu fe”, respondería “imposible”. Si me hubiesen dicho, además, que regresando al Perú, lejos de dedicarme a mi carrera profesional como asunto prioritario, optaría por estudiar en un seminario bíblico, diría “no hay forma”. Y si, además, me hubiesen dicho que viviría durante un buen tiempo sin compañera, sin alguien con quien compartir mis días, mi felicidad, mis sueños, -impensable para mí en esa época- diría “no lo creo”.

Empero, al cabo de diez años, todo eso ha sucedido… Y en medio de ello veo como todo ese cambio me ha reinventado, fortalecido, renovado. Me ha refrescado. Soy yo, pero no soy; soy el que era, pero no como antes; soy el mismo, pero no igual (Gálatas 2:20). Desde que finalmente acepté que no podía vivir ignorando que Dios no sólo era mi creador sino también mi Señor, mi vida ha dado un vuelco sin retorno (Hechos 9:5). ¡He cambiado mi forma de pensar! (Romanos 12:2).

Desde mi adolescencia hasta entrado mis treintas, cambié poco en mi forma de pensar y solía decírmelo a mí mismo. Me enorgullecía de que sea así. Y remarcando esa aparente inmutabilidad de mi pensar y cosmovisión del mundo, me ponía por encima del resto de personas al considerar que el mundo y las personas tenían poco que enseñarme. Con todo, nadie podía ver, ni por asomo, un atisbo de arrogancia en mi persona y, por el contrario, era percibido más bien como alguien que practicaba la humildad (Salmo 139:1-2). Pero el Señor me enseñó que de lo que yo me sentía más orgulloso, es decir, de mis certezas y mi forma de pensar, de mi ver y entender las cosas y, desde luego, de mi inteligencia, eran nada ante la verdad de su Palabra (Filipenses 3:8).

El cambio que he tenido desde que decidí en el 2007 hacer a Dios Señor de mi vida ha sido sustancial. El Señor, a través de su Palabra, ha ido cambiando, paulatinamente, pacientemente y sin parar, mi forma de pensar y hasta mi forma de sentir y amar; y lo continua haciendo hoy (Filipenses 1:6). Hubo un tiempo en que solía querer tener el control de todo en mi vida, calcularlo todo, como en una partida de ajedrez, confiando en mis fuerzas, pero el Señor me enseñó que es Él quien tiene control de todo y que toda mi vida subsiste en él (Colosenses 1:17).

En ese tiempo procuraba, una vez por semana, hacer un alto y alejarme de la multitud, incluso de mis seres queridos, y salir a caminar sólo para reflexionar sobre mi vida, mis sueños, mis relaciones y hasta mis aficiones… Era una forma de oxigenarme de la gente, de mis cargas diarias y continuar. Siempre con mis fuerzas. En esas “escapadas”, Dios solía aparecer en mis pensamientos, pero nunca de la manera que Él lo merecía o de la que yo, sin saberlo, lo necesitaba. Era más bien yo solo, reflexionando sobre lo demás.

Hoy en día, aun viviendo solo, sigo teniendo la misma necesidad, casi cada día, de alejarme aunque sea un instante de la gente, de la cara conocida, del tono de voz familiar, del lugar frecuente, de la multitud… y buscar un lugar para hacerlo, pero esta vez soy consciente que nunca voy solo sino con mi Dios (Salmo 139:7-10). Y busco estar solo (léase Dios y yo), placenteramente solo, para meditar, respirar, ver cosas nuevas, aun en lo ya conocido como el mar, la caída del sol, o el cielo, y hablar en voz alta o cantar desafinadamente, sin preocuparme que nadie me vea o escuche, tan solo bastándome saber que Dios está a mi lado, cuidándome, conmigo, a cada instante; y que, en momentos como esos, ya no importa nada ni nadie porque entonces puedo percibir a mi Dios con aun mayor nitidez y escuchar su voz hablarme, revelándome sus secretos y su amor.

domingo, 12 de enero de 2014

Ya no importas 2013 tú

Se fue el 2013 y no tuve tiempo, como otras veces, de escribir en mi blog un post de cierre. Solo diré: ¡gracias Dios! 

Para no perder la costumbre, abro este nuevo año con una canción, “Blu Ice” (no “Blue Ice”) de Mar de Copas. ¿La razón? Ninguna, nada más porque me gusta y fue una de las canciones que más escuché el 2013. Por cierto, “Blu Ice” es de 1994, pero recién reparé en ella este 2013, cosa que me suele pasar y no sólo con canciones…

Manolo Barrios, quien compone la mayor parte de canciones de Mar de Copas, le puso música a la letra escrita por Phoebe, integrante del grupo. 

El título es, para mí, un enigma. Fonéticamente suena parecido a “blue eyes”, lo que tiene sentido con la letra. Quizás ahí la explicación. En cualquier caso, no importa, me gusta. 

Quise poner un buen video de esta canción, pero no encontré (por ahí ubiqué que alguien hizo un video con Sailor Moon, pero creo que a los Mar de Copas nos les gustará). 

Escuchémosla… 

Blu Ice - Mar de Copas

  

Blu Ice (letra)

Ahora te miro directo a los ojos blu
siento el calor de una dulce tristeza y 
 recuerdo cuando estuviste
tan cerca y lejos de ti y de mí. 

Al regresar del azul de tus ojos yo
al recordar nuestros primeros días tú
de girasoles gigantes
después del último beso
con otro te saludaba yo
con ese adiós me decías tú.

Y no imaginé que así era el amor
ahora te miro directo a los ojos blu
sólo un pedazo de cielo y tú
ya no importas ojos blu.

Ahora te miro a los ojos
ahora que el tiempo de a pocos 
ya te alejó
recuerdo lo que buscaba
de tu espacio te pedía
sólo un espacio, por favor
para que dieras cabida
con tu ternura a este amor
que entre tus sábanas no entró. 

Y al regresar del azul de tus ojos yo
al recordar nuestros primeros días tú
de girasoles gigantes
después del último beso
con otro te saludaba yo
con ese adiós me decías tú.

Y no imaginé (no imaginé) que así era el amor
ahora te miro directo a los ojos blu
sólo un pedazo de cielo y tú
ya no importas ojos blu... 
ya no importas ojos blu...
ya no importas tú...
ya no importas ojos blu.

sábado, 16 de noviembre de 2013

La Trinidad es amor


Uno de los mayores misterios contenidos en la Biblia y revelado por Dios a los hombres es la existencia de la Trinidad. Es decir, la existencia de tres personas en Dios. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Tres personas en un solo ser.
Explicar la Trinidad es complicado, pero, como dice Timothy Keller, pastor de Redeemer Church, más complicado incluso es tratar de explicar a Dios sin la existencia de ella. ¿Por qué? Porque sin la existencia de la Trinidad nos encontramos ante la imposibilidad de explicar que Dios es amor. ¿Por qué? Porque todo aquello que Dios es lo ha sido siempre porque es inmutable en su Ser. Dios es amor, antes, ahora y siempre. Por la eternidad. Aun cuando la creación no existía, Dios era amor. Entonces, si Dios fuese unipersonal ¿cómo podría haber sido amor cuando no había creado aun a los ángeles ni al hombre? ¿quién habría sido el objeto de su amor si además de él, un ser unipersonal, no habría habido nadie más? No es posible explicar la afirmación de que Dios es amor con un ser unipersonal. Sin embargo, un Dios trino puede explicarlo perfectamente: Dios es amor porque cada persona de la Trinidad ama a las otras dos personas con un amor perfecto.
Cada persona de la Trinidad no busca lo suyo, sino glorificar a las otras dos personas. Por ejemplo, Jesús, el Hijo, glorificaba al Padre y al Espíritu Santo.
Respecto a lo anterior existe un malentendido de algunos que creen que Jesús era inferior al Padre por la forma en cómo se refería a Él, pero no es así. Jesús mostraba amor al Padre, no inferioridad. Jesús amaba al Padre y lo honraba en todo momento, pero lo mismo hacía el Padre con Jesús. En efecto, cuando Jesús fue bautizado, el Padre dijo “Este es mi hijo amado, en él tengo complacencia”. Luego, en el pasaje de la transfiguración de Jesús se escucha la voz del Padre decir: “Este es mi hijo amado; a él oíd”. El Padre no dijo “óiganme a mí”, sino le dio toda la honra al Hijo. En el libro del Apocalipsis la Biblia dice que Jesús será exaltado y que ante él toda rodilla se doblará.
Un Dios unipersonal puede ser todopoderoso, omnisciente, pero no amor porque en la eternidad no había nadie que pudiera haber sido objeto de su amor. Un Dios trino, en cambio, tiene el amor como centro de su ser. Tres personas en un solo ser en una relación de amor infinita y eterna. El amor de cada persona de la Trinidad hacia los otras dos personas de ella nos permite entender, también, porque Dios nos pide que no nos centremos en nosotros, sino que lo amemos. La razón es que el amor está en el centro de su Ser: el amor que no busca lo suyo, sino el bien de los otros, es el amor que caracteriza a Dios. Es Dios.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Like...


Me gusta aquella gente de una inteligencia clara, limpia, sin preconceptos. Aquella con capacidad para explicar con simplicidad algo enredado y para encontrar soluciones sencillas a problemas complejos…
Pero, más aun, me gusta la gente sencilla, sin retoques. Aquella que es siempre la misma, sin importar quien esté a su derredor. La auténtica, transparente, directa. La que no necesita de un reflector para sentirse importante…
Me gusta, asimismo, aquella que siempre piensa y habla bien del resto. Aquella que anda sin sobreentendidos o sospechando siempre del resto. Aquella que está más pendiente de dar un saludo, que en recibirlo. Aquella que no anda juzgando a la gente, condenándola, discriminándola, sino alentándola…
Me gusta aquella gente que conserva su niñez, que sabe sacar al niño o niña que hay dentro de sí. Y aquella que posee la capacidad de sonreír aun en momentos difíciles; de agradecer a Dios. Aquella que se atreve a decir lo que siente, sin temor, cuando debe hacerlo…
Pero, especialmente, me gusta aquella gente que es lo suficientemente inteligente, sencilla y auténtica para saber pedir perdón y saber darlo.